4:18 p. m.

De las enfermedades mentales no reconocidas

Publicado por Dr. Bermúdez |

Bienaventurados,

ayer por la noche estuve disfrutando de una nueva emisión del excelente programa de divulgación "60 minuts", de TV3, titulado "Que Déu beneeixi Eivissa". Fabuloso en su factura, contenida y de marcado tono realista, la mirada del realizador nos transportaba al estimulante mundo de un grupo de jóvenes llamado "24-7 prayer" que, llenos de la gracia del altísimo, dirigían sus pasos a Ibiza para convertir al cristianismo a algún que otro palurdo empastillado.

El reportaje, magnífico, me dejó sin embargo vacilante e inquieto, y es que en todo momento se nos presentaba al grupo de evangelizadores como gente "normal", con sus manías y sus pijadillas, pero normal al fin y al cabo. Sin embargo, cuando uno reflexiona con calma, se pregunta: ¿es "normal" alguien que, en una discoteca ibicenca, rodeado de chusma en bañador cargada de coca, dice notar por un lado la presencia de un ángel y por el otro la de "el maligno"?¿Es normal alguien que dice orar a través de sus platos de pinchadiscos?¿Es normal alguien que cada mañana le pide a una fuerza superior que le acompañe durante el resto del día en su caza de infieles y que le eche un cabo a la hora de convertirlos a la única y verdadera fe?. Yo me pregunto si el tono de normalidad reinante en el documental sería el mismo si se tratara de un grupo de tipos que, pongamos por caso, se dirigen a Madagascar para pasar un verano tratando de convencer a sus habitantes de que los pitufos están con ellos, que papá pitufo los ama a todos -a pesar de ser negros- y que para poder entrar a formar parte del selecto club de los amados por los pitufos tienen que lavarse los dientes con una escobilla del water usada.
Sinceramente, creo que el tono con que se enfocaría el tema del documental no sería el mismo, y lo que en un caso es "un grupo de tipos raritos pero simpáticos que se pasan unos días en la Sodoma de nuestros días haciendo el cretino" se transformaría en "un pobre grupo de chalados y débiles mentales van a hacer el ridículo por el mundo sin que nadie de buen corazón los encierre y los reviente a base de pastillas de litio, que es lo que toca".

Así, llego a la conclusión de que o bien tratamos a los que ahora llamamos tarados con un tono más neutral y menos desconfiado, o bien revisamos con atención las definiciones que damos a nuestras enfermedades mentales y empezamos a repartir calmantes y anti-psicóticos a manos llenas, que por lo visto -como siempre ha dicho la sabiduría popular- los hay más afuera que dentro.

Y por si alguien tiene dudas al respecto, algunos dibujitos que ha hallado en la página web de los oradores en cuestión... ¿a que se parecen a los del protagonista de American Psycho?

El bidet me dice cosas...


La virgen se me aparece en el tambor de la lavadora...

Ay, qué malito estoy...



2 comentarios:

LOU NEGRE dijo...

Excelente!

Pansete dijo...

El millor del video: se'n van a evangelitzar infidels però abans de sortir de casa resen perquè la caça sigui fructífera (què monos, com al Neolític!) i que Déu es mantingui al seu costat (ja se sap, el trigo es mucho pero la mies...).
En tornar a casa després d'una decebedora nit es troben que, ai la mare de Déu, els han robat 5000 euros, telefons mòbils, els bitllets d'avió. Quasi tot, vaja. Les cares de la penya són un (patètic) poema. Però tot té una explicació: tot ha passat, segons una de les psicòtiques que integra el grup, perquè en sortir de la casa... no han resat per ella! I és clar, tu no reses per la teva casa i llavors tot s'omple d'albanokosovars que no tenen massa clar això de la propietat privada.

Subscribe