2:17 p. m.

Celebración de la estulticia

Publicado por Dr. Bermúdez |

Ahora que llega el buen tiempo y el calor aprieta, el imbécil ocioso encuentra el momento más favorable para dar rienda suelta a su personalidad y alcanzar sus mayores logros. Así, y seguramente con el fin de reunir al mayor número de imbéciles posibles y con ello hacer disminuir la ratio de cretinos por kilómetro cuadrado en el resto del territorio, aparece en el firmamento de la estupidez una de las fiestas para subnormales por excelencia: los sanfermines.
Del mismo modo que los brillantes autores de los premios Darwin saben y comunican que cabrear a un elefante puede resultar en extremo peligroso -ver el Elephant Tail-, no hay que ser muy listo para tener consciencia de que correr delante de un animal que puede rondar la media tonelada de peso y que lleva un par de pitones de aupa puede ser cuando menos poco recomendable. Sin embargo, esta elemental premisa, no tan racional como fruto de milenios de desarrollo en el instinto de supervivencia, parece no hacer mella en algunos que, inconscientes de su condición de cretinos, se lanzan a las calles a proclamar a los cuatro vientos con sus actos las virtudes de tan sana condición.
Ante esta circunstancia, la red ha reaccionado y ha lanzado un brillante producto informático denominado encierrómetro, en el que el aspirante a idiota corneado puede hacer un cálculo elemental de las posibilidades que tiene de salir indemne de su acción. Algunas de las preguntas del test del encierrómetro descartan por sí mismas la posibilidad de que algún ser inteligente pueda hacer uso del instrumento -ej.: La pregunta ¿Cuántos años tienes? incluye un pequeño vínculo de Ayuda...-.
A la espera del desarrollo de este nuevo episodio en la historia del mongolismo no reconocido por la medicina moderna, me despido con un propuesta, indirectamente lanzada por algunos miembros del PETA -un grupo de amigos de los animales o de zoófilos encubiertos, creo-: ¿porqué no sustituimos el correr delante de los toros por el correrse y punto? Menos riesgos y más alegrías en este canicular ambiente...

1 comentarios:

Pansete dijo...

Fíjese usted: jamás hubiera supuesto lo de los elefantes...

Por otra parte, quiero manifestar mi más enérgica queja. He estado valorando mi posibilidad de que me pille un toro y por lo visto:
- si está mojado por la lluvia
- si tengo 76 años
- ni soy fuerte ni estoy muy en forma
- he dormido dos horas
- estoy bajo el efecto de las drogas
- jamás he corrido en ningún encierro anterior ni he participado en encierros de otras localidades
- y no conozco las normas
... si todo esto se cumple, tengo un 99.5% de posibilidades de que un toro me empitone por el ano, desgarre mis intestinos y muera como un can mientras los mozos más jóvenes se mueren de risa mientras yo agonizo. ¡Esto es un grave ultraje a la gente de "edad avanzada", como yo! ¡Es intolerable! ¡Han de poner las medidas de seguridad para que esto no ocurra jamás!

Subscribe