9:18 p. m.

La más bella historia jamás contada...

Publicado por Dr. Bermúdez |

Amigos todos,

dicen y no se equivocan que la realidad supera con creces a la ficción. Y es que lo de la Operación Malaya, en cada una de sus tres partes, deja en ridículo a la película más truculenta de Bruce Willis, al videojuego más fantasma de Tom Clancy y al bodevil más locuelo de Almodóvar. En Marbella y alrededores se está desarrollando en vivo y en directo la más fabulosa historia de corrupción y cotilleo jamás contada, el guión por el que más de uno daría un brazo en Boollywood, y nosotros aquí, tan lejos de Alahurín de la Torre...

Sinceramente creo que no podemos perder más el tiempo: se impone un vuelo a Málaga y un viaje en burro hasta Marbella, antes de que el fiscall anticorrupción ordene vallar con muros de hormigón el puebo entero, para vivir en primera persona esta gran tragicomedia hispana, tan nuestra como el Quijote... y es que tiene de todo: camareros venidos a más, constructores, bailaoras, apoderados del mundo del toro, tertulianas, chulos y putas... la España de verdad, la de la tele, la de Salsa Rosa y el Tomate...

Amigos míos: como ese Kurtz tan citado en nuestro blog, hemos de descender -tal vez para no regresar nunca-, al corazón de las tinieblas...

"Lasciate ogni speranza voi ch’intrate"
Dante Alighieri, Divina Comedia, Infierno, canto III

Endogamia Virtual: el olor, el olor...

1 comentarios:

Pansete dijo...

Si ya lo decía yo... Empezamos en Castellón y avall que fa baixada hasta Oropesa del Mar, Marina d'Or, Valencia capital, Benidorm, Alicante y Elche. Después de tanta fiesta y de percatarnos por fin que hay otros mundos pero están en éste, cruzamos Murcia "La Hermosa" a toda velocidad vestidos de falleras para acabar los pocos días que nos queden de vida en Málaga.
Y allí montamos Villa Endogamia "un lugar para gente como tu", donde se den la mano banqueros, meretrices, constructores, putas, abnegados trabajadores de las mafias (rusas, italianas y del críptico "Este"), vividoras, traficantes de armas y julandronas varias, ahora que Marbella se está quedando huérfano de lo mejorcito de cada casa...
El olor, el olor... llega hasta aquí.

Subscribe