12:01 a. m.

Un mundo feliz

Publicado por Dr. Bermúdez |

Amigos,

para enjugar aunque sea en menor medida las lágrimas que a buen seguro inundan vuestros ojos tras la irreparable pérdida que para todos ha supuesto la retirada del anuncio del maestro Rocco, he aquí una noticia reparadora: por fin la informática se ha puesto al servicio del hombre moderno -solitario, sedentario y cardiopático-. A partir de hoy ya no será necesario esperar a la primavera ni salir a correr al parque para poder ver ese hermoso espectáculo de la madre naturaleza que es el busto de una joven y dinámica muchacha mientras hace footing en una soleada mañana. Ahora bastará con visitar este vínculo y, tras elegir el tamaño de pecho deseado y la intensidad de la actividad física, poder disfrutar en un infinito loop de los brincos pectorales de una indecorosa y adorable hembra virtual.

Esperando vuestras muestras de agradecimiento, me despido

1 comentarios:

Pansete dijo...

¡Por Dios! ¡¿Habéis visto esas ubres del tamaño de un globo aerostático dando brincos?! Qué bonito y qué bien diseñado. Y todo al ritmo musical de una peli porno de los 90 rollo Andrew Blake.
¿Para cuando el mismo invento pero dedicado a las partes nobles de nosotros, los hombres, siempre esos injustos olvidados? Uno también podría seleccionar la talla de sus coglioni (ya sabeis, y de menor a mayor: tallas Boris Izaguirre, Carmen de Mairena, Espinete, La Veneno, Nacho Vidal, Nacho Vidal elefantiásico y tamaño Pansu) y ver los diferentes efectos que la inexorable ley de la gravedad produce en ellos. Muy fino y elegante, ¿verdad?

Y a todo esto, sí: grazie mile, estimado y enojado Dottore. Cuando usted se pone a buscar por la gran Babilonia que es la Red, encuentra unas perlas magníficas...

Subscribe