1:40 a. m.

La buena fe

Publicado por Dr. Bermúdez |

Amigos todos,

¿Quién no recuerda a ese simpático italiano que se autodefinía payaso y que, desde su cuidada compostura y distinguida estampa, se dedicaba a insultar y bañar en mierda a su público -y no, no estoy hablando de Berlusconi-? ¿No recordáis al bueno de Leo Bassi, aquél que sin éxito trató de boicotear al Gran Hermano y entrar en el mundo de la política con un partido llamado "Hasta Los Cojones"?
Pues bien, Leo, el bueno de Leo, ha tenido que recurrir al uso de servicios de seguridad privada -léase gorilas- para protegerse de las iras funestas de grupos ultra católicos que, cortos pero no perezosos, han decidido emprender acciones que si no fueran tan chapuceras bien podrían ser consideradas terroristas. En fin, que luego, cuando "el infiel" se arranca las vestiduras por lo de las caricaturas de Mahoma, algunos se escandalizan y piensan "suerte que aquí respetamos la libertad de expresión, y no como en Morolandia, que esa gente sólo hay que verlos, que son unos salvajes".

Para más aclaraciones sobre el asunto, un vínculo



Nazareno suicida, en el momento previo a su autoinmolación e inmediata ascensión al reino de los justos, donde nadie sabe sumar dos más dos ni deletrear su nombre...

1 comentarios:

Pansete dijo...

"Qué tiempos nos aguardan, Sancho". Esta gran frase del "Ricardo IV, corazón de león", del bardo inmortal (es decir, Dante, ¡panda de iletraos!) resume muy bien la época que le tocó vivir al poeta alemán; un momento en que la Inquisición ya empezaba a tocar los cojones a base de bien. Y a mi post de hoy, me remito...

Subscribe