6:31 p. m.

Revolutionary Road

Publicado por Dr. Bermúdez |

Estimados lectores,

con ánimo constructivo, revolucionario y asambleario, he aquí una serie de útiles consejos para tod@s aquell@s que, desde el más abierto y democrático espíritu progresista, deseen formar parte de una revolución histórica como la que en estos días protagonizamos: la guía en cinco puntos del perfecto indignado.

1. 'El jabón es antirevolcionario':

Nunca, desde los gloriosos tiempos de los sans-culottes, el revolucionario nunca se ha caracterizado por la escrupulosidad en los hábitos higiénicos (como todo el mundo sabe bien, la ducha es una deplorable costumbre pequeñoburguesa). Así pues, ¡muerte a Vidal Sasson! Nota bene: Naturalmente, este riguroso principio debe servir de advertencia para tod@s aquell@s que, carentes de rigor revolucionario y sólo movidos por un lujurioso egoismo pequeñoburgués, dirijan sus pasos hacia las concentraciones revolucionarias en busca de un affaire con un o una indignado/a.

2. 'Si es feo es bueno':

Como dejan claro la arquitectura soviética y los uniformes mao, la auténtica revolución es fundamentalmente fea. Claro que contra gustos se hicieron los colores... pero, seamos honestos: ¿es necesaria tanta falta de criterio estético para salvar al mundo?¿Hace falta llevar barba, mallas y rastas para salvar al mundo?¿No se podrían cambiar las cosas con un poco más de clase y gusto? Lo digo porque, de ser así, creo que más de un indeciso a lo mejor se apuntaba...

3. 'Progresar es retroceder':

Un verdadero revolucionario jamás progresa, pues la revolución es sempieterna. Por ello, nunca un eslogan novedoso o una idea orginial: 'making the same revolution since 1968', o más o menos. 'La imaginación al poder', 'Pide lo imposible', 'Sin nuestro voto no son nada', 'La libertad no se pide, se toma' o 'Bajo los adoquines, la playa' son top hits a los que, con variación o sin ella, ningún auténtico revolucionario puede ni debe renunciar. ¿O acaso, como en todo, en la revolución no una hay tradición?

4. '¿Puedo ir a mear?' Pregunta a la asamblea:

Para no faltar al sacrosanto axioma por el que toda decisión colectiva es siempre más acertada y justa que una decisión individual, la revolución y todos sus actos se votan en asamblea. Por ello la revolución se desarrolla democráticamente hacia ninguna parte con la firme decisión del que antepone los medios a los fines... porque, al fin y al cabo, ¿y si la revolución, dios no lo quiera, triunfa? Mira a Garibaldi, pobre, que al final se salió con la suya y tuvo que dejar Italia para acabar en Nicaragua y El Salvador...

5. O piensas como yo o eres un facha:

En el corazón de todo revolucionario late con fuerza un idea fundamental: la de tomar parte en favor de la verdad absoluta. La revolución, se quiera o no (y si lo dice la asamblea, ni te cuento), tiene razón. Y si discrepas u opinas de modo más o menos díscolo, es evidente que eres un perverso agente antirevolucionario al servicio de los oscuros designios de malévolas fuerzas: 'La plaza es del pueblo (y el pueblo soy yo)'; 'El sistema no funciona (porque yo lo digo)'; 'El jamón es mejor que la lasagna (porque a mí me gusta más)', etc. ¿O acaso no está claro que la razón, la justicia y la verdad están de mi parte?

Endogamia Virtual: La Revolution, c'est moi

5 comentarios:

Dr. Serra dijo...

Brillante decálogo de cinco puntos que merecería, mi muy estimado colega, ser desarrollado en un nuevo libro que probablemente jamás será escrito.

Pere Llufa dijo...

Simplement brillant.

Tot i que temo que aquest pentàleg no deu haver estat aprovat per la subcomissió ideològica ni, per tant, tramitat per a ser consensuat per l'assemblea; el què òbviament li resta tot el valor.

iaiapunkarra dijo...

La gralla és antirevolucionària. Els bongos, o la caixa flamenca, no.

blondie dijo...

Cassolada ovacional

Dr. Bermúdez dijo...

Agradecido y conmovido por los comentarios, me gustaría destacar que lo aquí publicado es un simple esbozo de artículo que, por supuesto, debe ser revisado y ampliado, y que será publicado en el próximo número de 'Apebrain's Digest', bajo el título 'Revolución y pensamiento rectal: una aproximación holística al problema del tiempo cíclico en la filosofía bantú'.

Subscribe