1:47 a. m.

La fermosa fábula del Zar demócrata

Publicado por Dr. Bermúdez |

Estimados todos,

tras meses de silencio y reflexión, me permito volver a publicar en este foro de incomparable sapiencia que es Endogamia Virtual para reivindicar, a través de un ilustrativo cuento, a la injustamente denostada figura de Vladimir Putin.

Érase una vez un zar del que se decía que era un tipo un tanto expeditivo y algo chulesco en sus declaraciones y que, en las formas, apenas podía evitar recordar a su pueblo que un día fue un eficiente servidor del Estado al servicio del KGB...


Vale.

Un día, el zar, cansado de oir siempre la misma cantinela sobre su persona, decidió mostrar a todos que era bueno y simpático y un demócrata convencido, y nombró un sucesor al trono al que llamó Medvedev...

Medvedev, el príncipe alegre y despreocupado, medita sobre lo que le conviene...

El zar, que sabía que Medvedev era bueno pero algo tonto, pensó: "¿Qué será de mi amado pueblo si el bueno de Medvedev no sabe gobernar y se vende el país a un grupo de oligarcas?", con lo que decidió no perder de vista al nuevo zar y se hizo nombrar por el propio Medvedev Primer Ministro del Zar. Y así, el zar Vladimir, el bueno del zar Vladimir, hizo lo que todo demócrata de bien habría hecho en su situación: ceder el poder al más tonto y sumiso para seguir mandando desde la retaguardia, fingiendo pleitesía al jefe por él nombrado para, un día -a no mucho tardar-, regresar entre vítores a servir al pueblo al que tanto y tanto ama...

Y colorín colorado, este cuento ruso se ha acabado. Aunque, pensándolo bien, creo que también existe una versión hispana del cuento...


...

Endogamia Virtual: Yo Maquiavelo, tú maquiavelas...

5 comentarios:

Doc Moriarty dijo...

Reconeguin-ho: Putin és un tòtem per a vostès.

Pansete dijo...

Jo encara diria més: Putin és un tòtem per a nosaltres.

Aleix dijo...

Es el nostre Pare Espiritual. Igual que Lenin ho va ser dels camperols d'Ubekistán, Putin ho és dels... eh... a que ens dediquem nosaltres exactament?

Pansete dijo...

Ens dediquem al "dolce fare niente", amic... No se'n recorda?

Aleix dijo...

Ah, si, això... es que em distrec fàcilment...

Subscribe